Lo que Brasil le puede enseñar a Colombia para no deforestar el Amazonas

Entre 2004 y 2012, el país con más bosque amazónico redujo sus tasas de deforestación en un 80 %. Científicos revisaron las estrategias que hicieron esto posible y aquellas que tienen el fenómeno otra vez por las nubes.

En Colombia, que es mucho más pequeña, la deforestación sigue siendo el principal dolor de cabeza del Ministerio de Ambiente. Los datos anuales más recientes demostraron que en 2016 el fenómeno aumentó 40 % respecto a 2015 y que la mayoría de las 178.597 hectáreas de bosque perdidas se encuentran en la Amazonia. (Puede interesarle: Tres carreteras que amenazan al pulmón más grande del planeta).

“Si no reducimos la deforestación a cero, nuestros países perderán la batalla contra el cambio climático”, dice Paulo Moutinho, investigador del Instituto de Pesquisa Ambiental da Amazônia (IPAM). Los datos hablan por si solos: en 2016, la deforestación fue la culpable del 26 % de los gases de efecto invernadero que emitió el país.

El problema es que no es fácil planear qué hacer en un territorio tan vasto y remoto, con comunidades aisladas y empobrecidas, y acechado por el apetito de la agroindustria. Por eso, los investigadores del Grupo de Trabajo Cero Deforestación, que reúne a expertos de Greenpeace, Instituto Centro de Vida, Imaflora, Imazon, Instituto Socioambiental, IPAM, The Nature Conservancy y WWF, se sentaron a revisar los éxitos y fracasos de Brasil a la hora de ponerle un alto a la deforestación amazónica.

Paulo Barreto explica que “hay muchos estudios y muy buena información. Lo que hicimos fue recogerlos. Analizamos qué políticas funcionan y cuáles no”. Básicamente, dice Cristiane Mazzetti, la especialista en Amazonia de Greenpeace Brasil, lo que hicieron tras revisar esos datos fue diseñar un “modelo que muestra quién debe hacer qué para proteger la Amazonia”.

Si bien el estudio está centrado en Brasil, las pistas que contiene pueden replicarse en los nueve países amazónicos, incluido Colombia.

Lo que sirvió

El estudio reveló que el 40 % de la reducción de las tasas de deforestación tuvo mucho que ver con la ampliación de las áreas de reserva natural, que, según comentó el investigador Paulo Moutihno, sumaron 25 millones de nuevas hectáreas protegidas. Lo más importante, destaca el científico, es que las instituciones se han enfocado en entender “qué lugares del mapa sería mejor poner nuevas áreas de reserva forestal para que desincentive la toma ilegal de predios en esta región”. En ese sentido, la ampliación de parques naturales como el Chiribiquete sería una estrategia que no debería abandonarse.

Por su parte, Cristiane Mazzetti, de Greenpeace, destaca el caso de los acuerdos voluntarios comerciales que se firmaron desde 2006. Ese año, luego de que se demostraran los estrechos vínculos del negocio de la soya con la deforestación en el Amazonas, el 90 % de los compradores de soya se comprometieron a llegar a la deforestación cero.

Leer más...

Fuente: El Espectador

amazonas deforetada

icono casa

icono mensaje puntos

¡ESCRÍBENOS!
¡ESCRÍBENOS! División Productos
¡ESCRÍBENOS! División Servicios
¡ESCRÍBENOS! Info
¡ESCRÍBENOS! Inversionistas